rezandoestudiandotrabajando

Nuestra vida
El legionario comienza su jornada presentando ante Dios nuestro Señor cuanto va a emprender durante el día. A continuación, hay un tiempo de oración personal. Cada día se tiene la celebración eucarística, momento central del día. Después del desayuno, los legionarios en formación acuden a clases. Antes de la comida, cada uno analiza delante de Dios la marcha del día y, en comunidad, se reza el Ángelus y el himno de mediodía. La tarde se dedica al estudio y a actividades complementarias de acuerdo a la necesidad y capacidades personales de cada uno. Al final de la tarde se honra a la santísima Virgen mediante el rezo individual o comunitario del rosario. Después de la cena, se tiene la posibilidad de seguir el telediario para mantenerse informado sobre los acontecimientos nacionales e internacionales. Delante de Jesucristo Eucaristía, el legionario concluye su día analizando y poniendo delante de Dios los frutos alcanzados durante la jornada. Durante la semana se distribuyen otras actividades: trabajo en equipo, deporte, excursiones que ayudan al desarrollo pleno y armónico de la personalidad.
blog
Quieres conocer los detalles de nuestro día a día
Síguenos en facebook!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. OK
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí