Ayúdanos en la formación y manutención de los seminaristas
En la Iglesia hay un secreto a voces: cada vez que en un seminario, convento o parroquia hay una necesidad material, se recurre a san José para que interceda por ella.A usted le pido, que sea uno de estos “protectores” y que, a imagen de san José, se comprometa a rezar por estas vocaciones, y a ayudarnos con una domiciliación de 12 € al mes para garantizar el sustento del seminario y la promoción las nuevas vocaciones al sacerdocio en nuestros apostolados.
dona ahora