Ayúdanos en la formación y manutención de los seminaristas
Hace poco visité mi pueblo, Castellanos de Zapardiel, en Ávila, y, al llegar, me enteré con tristeza de que don Satur, el párroco de nuestro pueblo, se acababa de jubilar a sus 83 años. Este buen sacerdote llevaba 53 años atendiendo a tres pueblos, incluyendo el nuestro, y, tras su marcha, cientos de fieles se han quedado sin su pastor. En seguida me pregunté: “¿Habrá cura para reemplazar a D. Satur?”. Porque la dura realidad es que, en España, fallecen muchos más curas de los que se ordenan.
dona ahora
puzzle
«Para que un seminarista llegue a ser sacerdote es fundamental que todo encaje». Porque primero Dios llama al sacerdocio a un joven y le da unos dones y unas cualidades para esta vocación. Después, llega el “sí” generoso como respuesta a esta llamada, y para el cual influye el entorno concreto en el que la vocación se ha fraguado. Por supuesto, es necesario un seminario en el que prepararse adecuadamente, y, finalmente, se precisa de una última pieza que lleva nuestro nombre.
dona ahora
quieres ayudar